Celulitis

El termino CELULITIS significa infección o inflamación de la celula. Es un proceso de fibrosis del tejido graso. En casos graves se produce compresión de los nervios y los vasos linfáticos y venosos.

A nivel popular se confunde con piel de naranja que viene del francés “peau d’orange”.

En la mayoría de los casos coincide con la Obesidad, cuyo grado se establece a partir del IMC (índice de masa corporal), y dependiendo del resultado de este índice, se clasifica en sobrepeso, obesidad patológica o mórbida.

Obesidad es el exceso de peso o desequilibrio que supera el “peso ideal” establecido por el índice de masa corporal.

Por ejemplo en el caso de una mujer con una altura de 1.67 y un peso de 70 kg IMC = 25,1.

Indice de masa corporal (IMC) [Kg/m2]

Grado de Obesidad

18,5 – 24,9 Normalidad
25,0 – 29,9 Sobrepeso (obesidad grado I)
30,0 – 34,5 Sobrepeso (obesidad grado II)
35,0 – 39,9 Sobrepeso (obesidad grado III
mas de 39,9 Sobrepeso (obesidad grado IV)

Mórbida

El peso es el resultado de la energía que consumimos respecto de la que fabricamos e ingerimos. Si la ingesta es igual a la que gastamos, no hay cambios en el peso, en cambio si la que ingerimos es superior a la que gastamos, esta se acumula y se almacena en forma de grasa dando lugar a la obesidad, del mismo modo que cuando la ingesta es inferior a lo que gastamos, se presenta el proceso de adelgazamiento.

Además existen otros factores que intervienen en este proceso y que influyen en que la balanza se incline en uno u otro sentido: la edad, el sexo, la genética Así pues es necesario encontrar el equilibrio para que el gasto se ajuste a la ingesta, para mantener correcta la balanza del gasto energético.

Celulitis Nunca Mas

Una dieta bien equilibrada tiene los siguientes porcentajes de ingesta:

– Glúcidos (50%): legumbres, pastas, féculas, cereales, miel, frutas, mermeladas, azucares

– Lípidos (20%): de origen animal (carne, queso, mantequilla)

De origen vegetal (margarinas, aceites, aguacates)
– Prótidos (30%): principalmente huevos, carnes, pescados, frutos secos.

El aumento de peso es perjudicial para nuestro organismo, además la alimentación actual, es demasiado rica en azucares y grasas saturadas, asociada a una vida cada vez mas sedentaria que lleva al almacenamiento de grasas en el organismo.

Exceptuando la obesidad mórbida, grado IV, cuyo tratamiento debe ser monitorizado por endocrinólogos, los casos más usuales corresponden a las consecuencias de una dieta rica en calorías superior al gasto energético, dando lugar a la obesidad de grado I o sobrepeso y a la de tipo II y III como más grave.

La solución es disminuir la ingesta de calorías a través de una dieta adecuada a cada caso, el cambio de hábitos culturales, con el fin de aumentar el gasto energético y favorecer el desequilibrio en sentido contrario procontrolado, además de elementos coadyuvantes como la electrolipolisis y complementos dietéticos como fitoplancton marino y pseudobalón gástrico, que favorecen la depuración, la reducción de grasas, la reducción de ingesta, la reducción de acumulación y retención de líquidos, la reducción del apetito, e incluso la sedación de la ansiedad que produce la necesidad de comer.

¿Que es la piel?

Estructura de la Piel
Lee mas…

Causas de la Celulitis

Genéticas Predisposición debida a factores hereditarios.
Hormonales

Acción de los estrógenos e implicación de la microcirculación, sobre todo en la pubertad, embarazo y en la fase pre-menopausica

Endocrinas

Disminución de la hialuronidasa, consecuente con la hormona T3. La disminución de la T3 da lugar a unos adipocitos mas grandes rellenos de triglicéridos.

Neurovegetativas Afecta más a mujeres emotivas, con crisis depresivas.
Vasculares

Disminuida elasticidad de los vasos sanguíneos y dificultad del flujo sanguíneo, sobre todo en la parte inferior.

Diferentes Patologías

Disfunciones hepáticas, molestias intestinales y otras patologías que comportan retención hídrica ligada a la polimerización de los polisacaridos.

Estreñimiento

El intestino no se vacía regularmente, creando una presión.

Sobre las venas de la pelvis, obstaculizando el retorno venoso que proviene de las zonas inferiores. Además, la retención de alimentos y la consiguiente fermentación y putrefacción contribuyen a intoxicar el organismo.

Posturas

Posturas y comportamiento del cuerpo no correctas que conllevan obstáculos a la circulación sanguínea (hiperlordosis lumbar, y posible compresión de las vísceras sobre las venas de la pelvis. Pasar mucho tiempo sentados con las piernas cruzadas hace una compresión relativa sobre las venas de los muslos). Mantener posiciones fijas durante mucho tiempo, tanto sentados como de pie, dificulta el retorno venoso.

Estrés

Influye negativamente sobre el funcionamiento de las glándulas suprarrenales que regulan el equilibrio hídrico del cuerpo (equilibrio entre el sodio y el potasio y la consiguiente retención hídrica).

Vestidos

Vestuario rígido y muy adherente (jeans) que obstaculizan el retorno venoso.

Zapatos de tacón alto están contraindicados, ya que no facilitan la flexión y el impulso normal del pie que funciona como una “bomba sanguínea” o Segundo corazón.

Alimentación Sobrepeso que tiende a enlentecer el metabolismo. Alimentación desequilibrada y excesivo consumo de origen animal, que contiene grasa saturada (carne y lácteos), azúcar, sal. Escasa presencia de alimentos vegetales que contienen: agua, vitaminas, minerales, pigmentos, vegetales y fibra como frutas y verduras de la estación y leguminosas. Estas ayudan al intercambio y a contrastar la acción de los radicales libres. La alta presencia de agua en los vegetales unida a próximamente 1,5 l de bebida durante el día. Aumenta la diuresis. Influye en la retención hídrica y facilita la eliminación de la escoria metabólica.
Sedentarismo Actividad escasa de la circulación sanguínea y del intercambio metabolismo. El sedentarismo empeora ulteriormente la situación asociada al humo, alcohol y exceso de café. La actividad motora sistemática potencia el aparato cardiocirculatorio y respiratorio, activa la circulación sanguínea, aumenta oxigenación celular facilitando los procesos metabólicos y mejora el tono de los músculos implicados.

Adios Celulitis

Fases de la progresión de la Celulitis

1

La dermis pierde parte de su elasticidad a causa de la presencia de un edema (retención de líquidos) debido a una alteración del intercambio celular.

2

La piel se presenta mas clara, fría y menos sensible al tacto. Pierde la ulterior elasticidad. Las fibras reticulares que circundan los depósitos de grasa (adipocitos) se hipertrofian (aumentan el numero y el espesor). La microcirculacion sanguínea se vuelve dificultosa.

3

La fase fibrosa, donde el intercambio de sustancias nutritivas (metabolismo) y la movilidad de las sustancias de deshecho celular (catabolismo) presenta una notable dificultad a causa de la formación de micronódulos englobados en el interior de las fibras colágenas.

El tejido conectivo que mantiene unidas las células y los tejidos se esclerotiza, con lo cual ya no se nutre de forma adecuada.

Aparece el dolor al tacto y la antiestética “piel de naranja”.

4

Fase esclerótica que ve unirse a los micronódulos y ocupar áreas más grandes. Son dolorosos al tacto, al levantamiento de la piel, y a la movilidad. Esta fase es un proceso irreversible que lleva a la fibrosis difusa y profunda. La piel pálida, la hipotermia (reducción de la temperatura cutánea) y la piel ensortijada como piel de naranja, se evidencian hasta la aparición de estratos blancos y amarillo-blanco. Aumenta el dolor local espontáneo o al tacto.

Los factores desencadenantes son:
Hormonales, endocrinos, neurovegetativos, genéticos, étnicos y procedentes de otras patologías (renales, hepáticas y venosas).
Además de las formas de vida (sedentarismo, falta de ejercicio, ingesta abusiva de café, alcohol, tabaco…, estrés, calzado inadecuado y prendas de vestir demasiado ajustadas)

Factores agravantes:

– hábitos alimentarios
– aumento de la ingesta
– ingesta de líquidos deficiente
– ingesta excesiva de sal
– ingesta deficitaria de fibra

La celulitis grave puede afectar a los nervios y a los vasos linfáticos y venosos comprimiéndolos. Afecta casi exclusivamente al sexo femenino. Suele aparecer en la cara interna del brazo, el abdomen, las cartucheras, cara interna de las rodillas, cara interna de los muslos y en los glúteos.

Según su consistencia:
– dura o compacta (tensa la piel y aparece granulosa)
– edematosa (pastosa con mucosidades):
– insuficiencia circulatoria venosa o linfática
– varicosidades, telangiectasias
– blanda o fláccida: tejido esponjoso o flotante (piel de naranja)

Aconséjanos:

– dieta adecuada con muy bajo contenido en carbohidratos y en azucares rápidos, con fitoplancton marino, rico en fibras, sales minerales, oligoelementos, vitaminas y prótidos. No tiene porque ser necesariamente hipocalórica, conservando la musculatura y los líquidos.

– higiene en el vestir, sin ropas ajustadas, y no usar tacones altos, ni zapatos planos
– higiene en el trabajo, sin fuentes de calor
– actividad física
– supresión del estrés
– supresión de hábitos tóxicos

Los resultados del tratamiento anticelulítico son mas espectaculares si se combina la Electrolipolisis, la Láserterapia y el Drenaje Linfatico y complementos dietéticos si fuera necesario para:

– metabolizar los líquidos, las mucosidades, las flemas y las grasas.

– regular las funciones intestinales y disminuir la absorción de los alimentos

– controlar el hambre

– equilibrar el psiquismo

Lee mas…

La Cura De La Celulitis: Descubre cómo fue que eliminamos la celulitis para siempre de nuestras vidas

Factor Celulitis Cuerpo Sin Celulitis Celulitis Nunca Mas 2

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

*